martes, junio 16, 2009

Cacarear el huevo

Desde hace algunos años se ha vuelto muy común que cuando se hace alguna obra pública se pongan anuncios espectaculares para que las persona sepan que con el político tal del partido tal se están haciendo obras públicas, etc. Eso es muy criticado, de hecho lo critiqué en mi entrada anterior, ya que la obra se hizo con el dinero de la gente y el trabajo del político tal es hacer eso, o sea, no le está haciendo ningún favor a nadie, simplemente está haciendo su trabajo por el que le pagan. De la misma manera, cuando se trabaja en una empresa, a uno le pagan para realizar ciertas actividades, sin embargo, llega a pasar algo muy parecido a lo de los políticos, que cuando alguien hace algo que puede considerarse importante, hace todo lo posible para que se vea, sobre todo, para que lo vean sus superiores y eso tiene la finalidad de obtener un aumento o un mejor puesto, a eso, al igual que a lo que hacen los políticos, se le llama “cacarear el huevo”.

Mucha gente dice que hay que cacarear el huevo, para que cuando haces algo importante, te vean y cuando se presente una oportunidad de mejora, te la ofrezcan a ti. Por otro lado, se puede creer que uno hace su trabajo y que tu trabajo habla por ti, así que no tienes que estar diciendo que ya hiciste una cosa o la otra, porque por eso te pagan y supuestamente, si estás haciendo bien tu trabajo, cuando haya una oportunidad de mejora, te la van a ofrecer a ti.

A mi me parece que la segunda manera de ver las cosas fomenta más la competitividad, ya que como tu trabajo habla por ti, lo tienes que hacer bien, porque no vas a estar hablando de lo que hiciste y presumiéndolo, en cambio, cuando el que habla de uno es uno mismo y no su trabajo, uno puede inventar cosas o justificar sus errores, de esa manera, como uno sabe que puede justificarse, pues puede hacer las cosas no tan bien.

En la realidad, por alguna razón, es más efectivo estar cacareando el huevo que trabajar bien y dejar que vean su trabajo. No digo que necesariamente el que cacarea el huevo no trabaja bien, pero mi precepción es que normalmente, el que más habla para alabar su trabajo es el que peor lo hace, pero por lo mismo de que habla mucho, convence y obtiene los mejores resultados, esto puede ser porque al estar diciéndole a su(s) jefe(s) lo bien que realiza su trabajo, aunque no sea cierto, como su(s) jefe(s) no lo confronta(n) y le dice(n) que la verdad está haciendo mal las cosas, entonces cuando hay oportunidades de mejorar, ya sea un aumento o un puesto mejor, se lo dan porque de alguna manera en el inconsciente se quedó que trabaja bien, aunque no sea cierto, y eso es, porque no lo confrontaron.

Al final, parece que la mejor forma de mejorar tanto en la política como en empresas, es hablando de lo que uno hace, aunque la forma más eficiente es hacer el trabajo por el que te están pagando y no estar alabando tu trabajo a diestra y siniestra, sino quedarse callado y cuando se presente la oportunidad para comentar lo que uno está haciendo hablar, lo malo de esto es que en ocasiones no se presenta esa oportunidad o simplemente, los superiores no pueden distinguir entre alguien que hace las cosas bien y alguien que dice que hace las cosas bien.

Al parecer no descubrí el hilo negro en esta entrada y aunque la idea era de hablar de los trabajos en empresas, planteo un escenario digamos de política. Un funcionario público hace muy bien su trabajo, luego se quiere postular para otro puesto. Cuando estaba haciendo su trabajo, no hizo mucho alarde de lo que estaba haciendo y al postularse para el puesto nuevo no hace una gran campaña ni despilfarra dinero haciendo propaganda de lo que hizo, simplemente deja que las cosas sigan y da propuestas, quizás si hace campaña política, pero no de esas de dejar propaganda en todos los postes de la ciudad, sino simplemente hace unos eventos para quienes estén interesados, da sus propuestas en medios de comunicación y algo así como que moderado. La pregunta es, ¿este político, tiene oportunidades reales de ganar las elecciones? Árbol en el bosque, árbol en el bosque. Por eso estamos como estamos

3 comentarios:

Said dijo...

Me parece que estas peleado con el lenguaje. El habla es el Don que nos dió Dios para poder comunicar lo que somos, hacemos y sentimos. Cacarear el huevo es comunicar. Si tuvieramos el Don de la PERFECTA OBSERVACIÓN no necesitariamos que nos explicaran las cosas. Pero debido a que naturalmente somos imperfectos observadores, me parece que es necesario que las personas nos expliquen que es lo que hacen y por qué. Sino, la impefección del observador sería un problema tan grave como la imperfección del "comentador"

Anónimo dijo...

que buena entrada, y este amigo said, parece que no tiene bien claro de lo que estas hablando, parece que no ha trabajado en un lugar donde hay mucha competencia, y que el que no cacarea los huevos no consigue nada. yo tambien lo relaciono con marketing personal, o con el que no llora no mama. fea actitud, y nada tiene que ver con el lenguage y la campacidad de comunicar y dialogar.

Danes33 dijo...

Difiero en algo Said. Al comentador muchas veces no se le puede llamar "imperfecto", sino "ventajoso", pero hemos tenido innumerables discusiones al respecto.
Pero después de un tiempo veo que aunque no es lo más óptimo, se tienen que estar diciendo las cosas que se hacen, también porque es posible que los superiores no estén buscando observar, sino que alguien les diga que hizo cosas muy chidas.
Gracias a Dios porque Él no es así, porque lo que hacemos para Él no tenemos que estárselo diciendo porque Él lo sabe y Él sí está buscando ver lo que hacemos para recompensarnos por ello en esta vida y en la siguiente (Cosa que solo aplica para los hijos de Dios, si trabajas para la Ford, aunque hagas un muy buen trabajo, la IBM no te va a dar un aumento ni un reconocimiento ni nada parecido, y la Mercedes (la competencia) mucho menos)